Son las 6am el despertador no para de sonar y para colmo está fuera de mi alcance, con paso lento y vacilante propio de quien aún se encuentra abrazado por el dios del sueño camino hacia el bendito aparato chillador y lo apago, me meto en el baño y tomo una ducha rápida para